RSS

«La jura del príncipe Baltasar Carlos: exaltación y propaganda política en La banda y la flor de Pedro Calderón de la Barca»

22 Feb

«La jura del príncipe Baltasar Carlos: exaltación y propaganda política en La banda y la flor de Pedro Calderón de la Barca»

Jéssica Castro Rivas

GRISO-Universidad de Navarra
Universidad de Chile

El siglo XVII español presenta varios cambios y reajustes que llevan a la monarquía a un estado de depresión y crisis que lo impulsa a buscar diferentes modos de solución. En ese contexto de reforma y transformación, se hace imprescindible un programa de innovaciones que involucren a los ámbitos políticos y económicos del Estado. Dicho plan de medidas fue realizado por el conde-duque de Olivares, quien tuvo como objetivo el aumento del poder monárquico y la unión de los reinos y ciudades españoles.

   En este escenario se produce la jura del príncipe Baltasar Carlos de Austria, celebrada el 7 de marzo de 1632 en el monasterio de San Jerónimo, la cual se revela como un medio eficaz de obtención de garantías y soluciones a los diversos problemas a los que se enfrentaban en ese momento, pues, de cierto modo, funcionó como la coartada perfecta para la convocación de las Cortes, que desde ahí procedieron con plenos poderes, sin necesidad de acudir a las respectivas ciudades para ratificar las decisiones que ya habían sido tomadas en esa instancia. Así, el juramento de fidelidad de los súbditos de la corona fue una de las medidas tomadas por el conde-duque para llevar a cabo una selecta propaganda política al servicio de los ideales monárquicos. Este acontecimiento impulsó la creación e impresión de algunas relaciones que narraban de manera pormenorizada la asunción del heredero, entre ellas se destacan la de Juan Gómez de Mora, trazador y maestro mayor de las obras reales y la escrita por don Antonio Hurtado de Mendoza secretario de la cámara del rey y de la inquisición.

Como consecuencia de esta línea histórica impulsada por las relaciones, la jura del príncipe dio lugar a una serie de manifestaciones literarias, tales como el poema «Jura de el Serenísimo Príncipe don Baltasar Carlos» de Francisco de Quevedo, el auto sacramental «La jura del príncipe» de Mira de Amescua, y la relación en verso de Pedro Calderón de la Barca, insertada en la primera jornada de su comedia La banda y la flor. Dichas obras también participan del carácter propagandístico atribuido al acto de la jura, son, por lo tanto, manifestaciones artísticas al servicio de las aspiraciones de la corona. De este modo, es posible sostener que la jura del príncipe Baltasar Carlos actúo como medio de exaltación y propaganda política de la monarquía española, justamente en ese difícil momento que estaban viviendo.

El artículo completo aparecerá publicado próximamente.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en febrero 22, 2012 en Uncategorized

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: